Global searching is not enabled.
Skip to main content

Blog entry by Site Owner

Liderazgo cristiano vrs corrupción en el siglo XXI

Liderazgo cristiano vrs corrupción en el siglo XXI

La palabra liderazgo es definida por la Real Academia Española, como: “un intento de influencia interpersonal, dirigido a través del proceso de la comunicación, al logro de una o varias metas” Corrupción, la define Como: “La práctica consistente en la utilización de las funciones y medios de aquellas en provecho económico o de otra índole, de sus gestores, en las organizaciones, especialmente en las públicas”


Ahora bien, desde la óptica bíblica no existe la palabra líder así tácitamente, no se encuentra, se ha asociado más por la concepción de la palabra como tal, a esta función, dentro del género humano. De hecho, en la biblia se encuentra una gama de hombres y mujeres que, en la antigüedad, tuvieron un nombre y aún se continúa hablando de ellos, como ejemplo de liderazgos que, por sus hazañas, pusieron en alto el nombre de Dios y, de hecho, sus propias vidas. Casi 4,000 años después, se subraya las acciones de Moisés, Abraham, Jacob y otros líderes destacados por los atributos, dones, talentos y fe inquebrantables que Dios les otorgó y en líneas generales, no defraudaron ese llamado.


Mujeres como Abigail, que salió al encuentro de un hombre enojado (David) por las actitudes incorrectas de su compañero de hogar (Nabal), pero que, con mucha sapiencia y cordura como debería actuar un líder, se adelantó para salvar su casa. Rahab la despreciable, que en el barrio era vista con ojos cargados de intolerancia, ahora es la mujer que Dios ha levantado para que su liderazgo fluya y les enseñe a otras a superar los retos más difíciles de la vida. Si se hablara de liderazgo cristiano, se tendría que discutir todas estas posiciones y personajes excepcionales y hacer una comparación real y concienzuda del liderazgo cristiano del siglo XXI.


En consonancia con lo anterior, muchos “líderes” cristianos han mal interpretado la función que tiene como tal, al dejar al desnudo las intenciones incorrectas y mal sanas que tiene con respecto a su función. Arguyendo que, Dios los ha puesto allí y que como líder debe gobernar junto a las esferas políticas vernáculas y de poder, se puede casi palpar en este sentido la confusión que se tiene acerca del concepto. Si alguien está en una posición de liderazgo cristiano ya está gobernando (Ef. 2,6) no necesita ser reconocido por alguien en particular y mucho menos por un gobierno de algún país, Dios ya le dio ese bastón de mando y autoridad.


Se sabe de sobra que, el gobierno sea cual sea, despilfarran los fondos económicos con los que se debe sostener a una determinada nación, en ese sentido, los líderes cristianos son llamados a formar parte de las esferas políticas y gubernamentales, para disfrazar los actos delictivos y de corrupción que hoy se tejen desde allí. Probablemente la corrupción no sea un problema nuevo, sino que, es tan viejo como la historia misma, pero en el siglo XXI donde la tecnología está a la vuelta de la esquina, superando todas las barreras de comunicación, la información corre como la pólvora. Por ello los líderes cristianos NO deben involucrarse en política vernácula, porque está atestada de corrupción y al fin, tendrá que hacerse al lado de su jefe y tapar para no sufrir consecuencias desastrosas en su vida, familia, ministerio, etc.   

   
No obstante, se debe entender que la corrupción en el siglo XXI, ha permeado todas las instituciones, no solo el estado, sino, prácticamente todo. Hay líderes cristianos (llámese Pastores, ministros, supervisores, etc.) que han convencido a las personas que tienen alrededor, para que le cambien el nombre a la denominación y no pertenecer más a esta o aquella organización cristiana, por determinadas razones, esto, también es corrupción. Las américas, ha sido un espacio que Dios lo creó con grandes fortunas, riquezas y una serie de atributos especiales, es este lado del planeta tierra, Dios le bendijo con grande bendición. Pero a través de los siglos, esta parte del globo ha sido saqueada y destrozada por los grupos de poder incluyendo líderes cristianos. Ya estamos arribando a los 520 años de explotación en estas américas ricas, pero empobrecidas.

En consecuencia, se necesita un liderazgo comprometido, que no sean sus intereses que primen, sino el de las mayorías, líderes cristianos comprometidos con su llamado, Dios ha llamado el liderazgo a gobernar desde las alturas, pero no las alturas del poder vernáculo, sino de las alturas de Dios mismo, denunciando las injusticias a través de la palabra. Conviene subrayar que, hay desafíos profundos en la promoción del reino de Dios en la tierra y dejar de lado, todo aquello que huele a corrupción en esta parte del mundo, (América Latina) se podría tener en cuenta e imitar a un Oseas, denunciando los actos corruptos de las fuerzas armadas de Siria en contra del pueblo de Israel. La iglesia, la sociedad, la familia, necesita de líderes cristianos que digan presente, con un alto sentido de compromiso, propósito y visión de equipo y, sobre todo, con sentimientos que sean perceptibles, para el logro de los objetivos de la organización que representa.


     



Josué Isaías Ramos 

Pastor en la iglesia de Dios de la Profecía en sulaco, yoro. 

Licenciado en ciencias naturales, con especialización en biología y química.

Licenciado en teología, pasante de una maestría en arte y religión en Gordon Conwell.

  • Compartir

Reviews

Comments